no lo llames reducciones o bonificaciones, llámalo trasvase del estado al empresariado

El maná asentado de que los costes de contratación de los trabajadores y las trabajadoras son los que impiden la contratación indefinida ha llevado a los últimos gobiernos a aprobar suculentos descuentos por vía de reducciones, exenciones o bonificaciones. A tal punto ha llegado la situación que en Gobierno calcula que dejará de ingresar 2.100 millones en 2016 por reducciones directas de cotizaciones.

La reducción de los costes para la contratación indefinida no crea empleo indefinido y solo aumenta la tasa de beneficio de los empresarios a costa de los derecho sociales. A pesar de la implementación de cuantiosos planes de ayudas a la contratación indefinida, la realidad es tozuda: La temporalidad continúa avanzando. No es un problema de costes de la contratación, sino más bien del modelo productivo implementado y consolidado. Mientras, lo que se está haciendo es en la práctica un saqueo de lo público con la excusa de lo altos costes de la contración

El sistema de la Seguridad Social sufre cada vez que se aprueban bonificaciones, ayudas o exenciones. El déficit del sistema en lo que se refiere al pago de las pensiones se cubre por la vía del acceso a la llamada “hucha de las pensiones” y también por la vía del acceso a los excedentes de las mutuas. La reducción de los ingresos al estado en cualquiera de los formatos existentes, lleva acoplado (antes o después) recortes en los derechos sociales, forma parte no de una teoría, sino de una opción político de reducción de los poco que existe de estado social.

Esta entrada fue publicada en laboral y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a no lo llames reducciones o bonificaciones, llámalo trasvase del estado al empresariado

  1. Pingback: De nuevo los datos del paro y la contratación | colectivo jurídico del derecho y del revés

  2. Pingback: tres de cada diez los contratos temporales inferiores a 7 días | colectivo jurídico del derecho y del revés

  3. Pingback: A vueltas con las prestaciones de la Seguridad Social | colectivo jurídico del derecho y del revés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *