El derecho al trabajo no tendrá centralidad en los acuerdos de Gobierno

EP090125TrabajoEnCapital

imagen aparecida en el artículo de la web http://www.piensalibre.es/capital-y-trabajo-relaciones-de-explotacion/

Hemos leído ilusionados e ilusionadas la inclusión en el proyecto de Gobierno de Podemos que quieren “Modificar la actual regulación del despido: a) El trabajador tendrá la titularidad de la opción en caso de despido improcedente” (página 33/95). Esta propuesta de devolver la opción por el pago de la indemnización o la readmisión en los despidos improcedentes también aparece en el proyecto de Izquierda Unida de nuevo Estatuto de los Trabajadores y trabajadoras (página 7/16).

La opción por la readmisión o el pago de la indemnización en los despidos sin causa o improcedentes estuvo en manos de los trabajadores y las trabajadoras en la Ley 16/1976, de 8 de abril, de Relaciones Laborales en su artículo 35.4 cuando se decía que “La sentencia que imponga la readmisión deberá ser cumplida por eI empresario en sus propios términos, sin que pueda ser sustituida por indemnización en metálico, salvo acuerdo voluntario de las partes o cuando el Magistrado, atendiendo a circunstancias excepcionales apreciadas en el juicio que impidan la normal convivencia laboral, resuelva dejar sin efecto la readmisión mediante el señalamiento de una compensación económica“. Esta situación de la titularidad de la opción no duró más de 11 meses ya que fué matizado por el Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo donde su artículo 37 2 y 3 decía que “Cuando el despido sea improcedente, el trabajador tendrá derecho a ser readmitido por el empresario en las mismas condiciones que regían antes de producirse aquél, así como al pago del salario dejado de percibir desde que se produjo el despido hasta que la readmisión tenga lugar. Tres. Si el empresario no procediera a la readmisión en debida forma, el Magistrado de Trabajo sustituirá la obligación de readmitir por el resarcimiento de perjuicios y declarará extinguida la relación laboral; en tal caso, la indemnización complementaria por salarios de tramitación alcanzará hasta la fecha de tal extinción“.

La primera ley denominada “Estatuto de los Trabajadores” la ley 8/1980, de 10 de marzo, del Estatuto de los Trabajadores otorgó definitivamente la titularidad de la opción entre readmisión o pago de indemnización al empresariado en el artículo 56 “Cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de las siguientes percepciones económicas, que deberán ser fijadas en aquélla“.

La legislación del derecho al trabajo es la expresión de la lucha entre clases, no son normas neutras que regulan esta lucha y cada reforma y regulación es la expresión de una determinada correlación de fuerzas.  Dar la titularidad de la opción entre readmisión o indemnización a los trabajadores y las trabajadoras viene a ser recortar de forma importante la libertad de empresa y la libertad de organización del trabajado del empresariado en favor de trabajadores y trabajadoras, poniendo por encima el derecho al trabajo.

Las dos fuerzas políticas Podemos e IU han incluido esta y otras propuestas en el marco de regulación del trabajo, sin que las mismas hayan salido a la luz. Así, en la propuesta que el PSOE ha enviado al resto de partidos, esta posibilidad no se contempla (no habla del despido), ni siquiera en los puntos resaltados en su reforma del Estatuto. Han sido numerosos los artículos de prensa sobre las diferencias en los programas entre PSOE, PODEMOS, IU, y CIUDADANOS en asuntos como los impuestos, cultura, justicia, modelo de TVE etc etc, pero nada en cuanto a las posibilidades de cambios en la regulaciones del derecho del trabajo. Por poner un ejemplo este artículo de eldiario.es “Cinco puntos que separan al PSOE de la propuesta lanzada por Podemos

La centralidad del trabajo o la antes tan cacareada centralidad del “conflicto capital-trabajo” ha quedado para otros momentos, casi para un recuerdo lejano dentro de la guerra cultural y de la lucha por la hegemonía cultural. Una buena parte de nosotros y nosotras hemos rechazado hablar de ciertos elementos en favor de llegar más lejos convencidos y convencidas de que el cambio en los modelos de trabajo y de la economía supuestamente ha transfigurado las clases sociales.

En cualquier caso, reiteramos nuestra ilusión porque un cambio de gobierno suponga un cambio en la regulación del derecho del trabajo que logre un mayor control de los trabajadores y trabajadoras sobre la regulación al derecho del trabajo quitándoselo al empresariado.

 

Esta entrada fue publicada en laboral y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El derecho al trabajo no tendrá centralidad en los acuerdos de Gobierno

  1. Pingback: marcos de debate | colectivo jurídico del derecho y del revés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *